cultura, gastronomía y destino

Barbate

Torres vigía barbateñas

Las torres vigía, también denominadas “torres de marina” o “torres almenaras” son torres aisladas, ubicadas en el litoral, cuya misión primordial era la vigilancia marítima y la transmisión de señales.

En la costa gaditana se construyeron numerosas torres vigías desde la Edad Media, con la intención de mejorar el sistema defensivo costero. Sin embargo, su misión principal era para luchar contra los piratas, aunque también existían otras amenazas como ataques de flotas enemigas.

Los ataques piráticos al litoral eran constantes. De hecho, el general romano Pompeyo logró paliarlos, consiguiendo así la estabilidad necesaria para que florecieran muchas ciudades costeras y sus industrias. Sin embargo, tras la caída del Imperio Romano volvieron nuevamente los ataques, provocando que muchas de estas ciudades quedaran despobladas ante el temor a éstos.

Tras la conquista árabe fuimos atacados nuevamente, pero ahora por los vikingos, quienes sembraron el terror y el caos en nuestras costas, razón por la cual, los árabes crearon una red de torres almenaras, para vigilancia costera.

Posteriormente, tras la Reconquista Cristina, los ataques provenían de los piratas turco-berberiscos, cuyos ataques no cesaban en la búsqueda de un buen botín, además de capturar a sus habitantes, con el fin de venderlos como esclavos en el mercado de Tánger y Tetuán, lo que llevó a las autoridades a mejorar la red de torres vigías de la costa gaditana, con el fin de repoblar los pueblos y territorios que habían sido abandonados previamente.

Normalmente, las torres se ubicaban en lugares estratégicos, desde donde dominaran una buena porción de costa y pudiesen comunicarse mediante señales luminosas o ahumadas. No obstante, una milicia recorría diariamente a caballo por la zona y respondía al aviso de las torres.

Estos edificios podían tener planta circular o cuadrada y disponían de una habitación o zaguán en su interior y algunas pequeñas ventanas, que les permitiera ver el exterior sin exponerse. La mayoría de las torres estaban artilladas, para ahuyentar a los barcos enemigos y evitar que éstos se acercasen a la costa a proveerse de agua.
 
Tras la Guerra de la Independencia, muchas de estas torres fueron abandonadas, así que algunas se encuentran en ruinas, otras han sido restauradas y otras se conservan en perfectas condiciones y han sido transformadas en faros.

El origen de estas torres puede ser:

a)- Regio: siendo mandada a construir por el rey, siguiendo un diseño de construcción estandard y de planta circular.

b)- Señorial: estaban asociadas a las pesquerías, siendo torres de planta cuadrada con más de un piso.
 
Durante la época árabe, en la provincia de Cádiz no hubo ninguna red de torres almenaras conectadas entre sí. Por lo tanto, nuestras torres tienen su origen en el siglo XVI, debido al despoblamiento y desprotección de nuestro litoral, terminándose a comienzos del siglo XVII, aunque algunas fueron construidas posteriormente.

Tras la guerra de la Independencia muchas quedaron en desuso, sirviendo sólo de refugio de carabineros. Actualmente, forman parte de nuestro patriomonio histórico.

En el caso de las torres vigías barbateñas, éstas son la Torre del Tajo, Torre de Meca y Torre de Trafalgar. Mientras que la Torre del Tajo y la de Meca se encuentran en el Parque Natural La Breña y Marismas de Barbate, la de Trafalgar se sitúa en el Tómbolo de Trafalgar, junto al histórico Faro de Trafalgar.

Destacamos que la Torre del Tajo, construida en el siglo XVI, es la segunda más alta de la provincia de Cádiz con sus 13,50 metros, encontrándose en el Acantilado del Tajo, que a su vez es el más alto de la provincia de Cádiz. Fue construida bajo la dirección de Francés de Álava, capitán general de artillería, asesorado por el ingeniero Pedro Libado hasta que en 1577 se encargó de la obra personalmente Luis Bravo de Lagunas, comisionado real del rey Felipe II. Actualmente es visitable, porque la empresa que gestiona el Punto de Información del Parque Natural suele ofertar su apertura guiada entre sus múltiples actividades de educación ambiental.

La Torre de Meca, construida en el siglo XIX, posee poco más de 11 metros y se encuentra en los Altos de Los Caños de Meca, cercana al Mirador de Trafalgar. Se construyó por los problemas de visibilidad de las señales emitidas por las Torres del Tajo y Trafalgar.

Sin embargo, la Torre de Trafalgar fue mandada a construir por los duques de Medina Sidonia, a diferencia de las dos anteriores, que se construyeron bajo el reinado de Felipe II. Actualmente sólo quedan algunos restos de su base, ya que sus sillares fueron utilizados para construir el histórico Faro de Trafalgar.

Escudo obispado en Ermita

Ermita de San Ambrosio

La ermita de San Ambrosio es uno de los escasos ejemplos de arquitectura visigoda del sur peninsular. Debido a sus características y singularidad fue declarada

Leer más »
Faro Trafalgar y pareja practicando yoga

Faro Trafalgar

La famosa batalla de Trafalgar tuvo lugar a principios del siglo XIX (1805) y fue una de las más sangrientas de la historia, toma este

Leer más »
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

™2020 Barbate, Ciudad del Atún. Ayuntamiento de Barbate