cultura, gastronomía y destino

Barbate

Ermita de San Ambrosio

La ermita de San Ambrosio es uno de los escasos ejemplos de arquitectura visigoda del sur peninsular. Debido a sus características y singularidad fue declarada “Bien de Interés Cultural” con categoría de “Monumento” en 2004. Los terrenos que la circundan, así como dos bienes muebles encontrados en ella, el acta fundacional de la ermita y la imagen de San Ambrosio fueron adscritos también a esta declaración.

El lugar donde se sitúa la ermita es conocido como “Cortijo del Santo” y está situado en el Pago de San Ambrosio, núcleo rural perteneciente al término municipal de Barbate. Se trata de una área ubicada en plena naturaleza con zonas jalonadas y cerros, rica en vegetación y recursos hídricos. El arroyo de San Ambrosio discurre por sus inmediaciones.

Muy próximo a la ermita de San Ambrosio se encuentra el pinar del Parque Natural La Breña y Marismas del Barbate. Para llegar a ella podemos tomar alguno de los senderos que conectan con la ermita desde el parque natural. Otra posibilidad es tomar el camino que lleva a la ermita desde Zahora.

Fotos: Juan Daza y Francisco José Dominguez Galllardo 

Fue consagrada el 14 de noviembre del año 644 por el obispo Pimenio, al depositar unas reliquias de los mártires Vicente, Félix y Julián en la base de una columna horadada con el fin de que sirviera de ara. Así lo atestigua una inscripción grabada en el fuste de la misma, hoy en día trasladada a la ermita de Nuestra Señora de la Oliva.

Fue construida sobre una villa romana que existió previamente en el lugar. Se trataba de una villa rústica romana dotada de explotación agrícola, zonas de producción y área residencial. Por los elementos encontrados en la zona se cree que serían varios los productos agrícolas elaborados. Por un lado trigo, que se molía allí mismo y esta actividad pudo simultanearse con la producción de vino. Se desconoce el motivo que llevó a finales del siglo II d. C. a abandonar la villa.

El lugar no vuelve a ser ocupado hasta el siglo VII d. C. cuando aprovechando los cimientos y los materiales de la villa romana, se levanta el edificio religioso dedicado a la advocación de San Ambrosio. Los orígenes visigóticos de la ermita están presentes en la estructura de la planta del edificio, que corrresponde al tipo basilical oriental, desarrollado en el siglo V, así como en los fragmentos de placas decorativas halladas en superficie o reutilizados en estructuras modernas, que repiten el mismo motivo geométrico de una roseta central y que seguramente decoró en forma de frisos las paredes exteriores del edificio.

A lo largo del tiempo la ermita ha sido objeto de varias reformas. La más importante fue la que promoviera Pedro Fernández de Solis, Obispo de Cádiz entre 1473 y 1500. De esta época datan los arcos fajones apuntados, construidos cuando se amplió la nave de la ermita, la torre-campanario, la capilla lateral con bóveda esquifada y un pequeño depósito de agua. En este tiempo además, se colocó en la entrada el escudo eclesiástico del propio obispo. Sobre éste existen tres cruces, a la izquierda la de San Andrés; en el centro, la cruz- Calvario del Carmelo y a la derecha la de la orden de Malta.

El lugar continuó siendo habitado hasta no hace mucho tiempo. Prueba de ello son las ruinas de algunas cabañas, de las que se tiene constancia que permanecieron cerca de la ermita hasta hace unos años, donde habitaron el santero y los antecesores de las familias que aún viven en la zona. Se sabe por lo vecinos del lugar que hasta hace unos 40 años se seguía celebrando la misa y que la imagen de San Ambrosio estuvo allí hasta fecha muy reciente, en que fue trasladada a la Iglesia Mayor del Divino Salvador en Vejer, para evitar su desaparición.

Escudo obispado en Ermita

Ermita de San Ambrosio

La ermita de San Ambrosio es uno de los escasos ejemplos de arquitectura visigoda del sur peninsular. Debido a sus características y singularidad fue declarada

Leer más »
Faro Trafalgar y pareja practicando yoga

Faro Trafalgar

La famosa batalla de Trafalgar tuvo lugar a principios del siglo XIX (1805) y fue una de las más sangrientas de la historia, toma este

Leer más »
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

™2020 Barbate, Ciudad del Atún. Ayuntamiento de Barbate