cultura, gastronomía y destino

Barbate

Castillo de las Almadrabas

Fotos: Juan Virués y Francisco Serrano

Esta fortaleza también se conoce como Castillo de la Chanca, Fortaleza de la Chanca, Palacio de Las Pilas, Castillo de Jadraza y Palacio Real de la Almadraba, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2004.

El Castillo de Las Pilas tiene su origen en una concesión, concedida en 1294 por el rey Sancho IV el Bravo a Alonso Pérez de Guzmán como recompensa a su heroíca defensa de la ciudad de Tarifa, con el fin de calar almadrabas para pescar el atún rojo, que es una actividad que tiene antecedentes que se remontan a épocas fenicias y romanas.

La almadraba de Zahara de los Atunes, junto con la de Conil de la Frontera, fue una de las más productivas y más importantes de Andalucía durante siglos, necesitando para su desarrollo de la construcción de importantes edificaciones auxiliares. De esta forma, se configuró una fortaleza, de la que ya constan descripciones del siglo XVI, que estaba destinada a alojar las actividades asociadas a la elaboración y conservación del atún, así como a guardar las artes y enseres relacionados con esta pesca, así como embarcaciones y pertrechos de la almadraba durante la temporada, en la que dejaba de calarse esta ancestral arte de pesca. Se constituyó en uno de los hitos militares de la zona, con la misión de vigilar y defender a la población frente a los ataques piráticos a nuestro litoral.

En su construcción hubo una gran cantidad de inconvenientes, resaltando el pleito que interpusieron los vecinos de Vejer contra el Duque de Medina Sidonia en 1567, alegando que eran ellos los propietarios de los terrenos, en los que se asienta esta fortaleza. Sin embargo, la Chancillería falló contra el Duque, pero una cédula de Felipe II le redimió de esta sentencia, por lo que pudo continuar con las obras de este bello edificio a cambio de no constituir un nuevo concejo, que era el verdadero “quid” de este problema entre los vecinos de Vejer de la Frontera.

El Castillo de Zahara fue construido en el siglo XVI, siendo una construcción rectangular, delimitada por murallas de cal y guijarros con esquinas de cantería.

En sus orígenes contaba con tres torres:

La Torre de la Vela: que tenía forma semicircular y era su torre central, donde se encontraba el campanario “para tocar los rebatos”, de la cual no queda ni rastro

La Torre de Poniente: actualmente está muy transformada por las construcciones posteriores.

La Torre de Levante: de esta torre sólo se conserva la sillería de arranque, habiendo sido más alta que la Torre de Poniente, quizás porque estuvo destinada al atajador, que era la persona encargada de vigilar la costa.

Las torres de Poniente y de Levante sobrepasan los 5 y 7 metros de altura respectivamente.

Este Castillo tenía tres puertas de acceso, de las cuales dos daban al mar y la otra hacia tierra.

La puerta de tierra está muy transformada debido a posteriores construcciones.

En el siglo XX se construyó una cuarta puerta de medio punto, a la cual se accedía por el norte y había sido construida con mampostería de ladrillo.

En su interior había un enorme saladero de pescadero, que en 1906 se transformó, convirtiéndolo en la iglesia de la localidad. En dicho saladero se almacenaba la sal, que se hacía traer por mar desde El Puerto de Santa María, además de albergar almacenes para pertrechos, barcas de madera, carnicería, caballerizas, pozo, dependencias para el alojamiento del Duque y de su séquito, hornos para amasar y piletas.

En la planta superior se encontraban los cuartos del Capitán de la almadraba, del “veedor mayor,” del tesorero, del contador y de sus respectivos ayudantes, así como el oratorio y una cocina con despensa.

A pesar de la función defensiva del Castillo no debemos olvidar su uso residencial, ya que, se supone que la cuarta torre también sirvió de residencia a los Duques de Medina Sidonia en sus cortas estancias en esta localidad jandeña. Sin embargo, las torres de Levante y Poniente servían de residencia al atajador y al casero respectivamente.

Esta fortaleza también tuvo uso industrial, por lo que estuvo considerada como «Chanca», poseyendo unas maravillosas instalaciones para explotar y producir el atún rojo. Ya Luis Bravo de Laguna dejó constancia en 1577 de este uso del Palacio de Jadraza, haciendo referencia a que «su muralla estaba cercada de cantería en cuadro, además de hacer referencia a dos de sus torres, aludiendo a que éstas tenían trabucos, teniendo una de ellas piezas de bronce muy buenas».

En la actualidad, el Castillo se encuentra bastante deteriorado. Se puede citar que sus murallas se han reconstruido y que su iglesia era el saladero del Castillo. El resto de la fortaleza se ha usado principalmente para eventos culturales o para englobar el mercado artesanal o el cine de verano.

Desde la desaparición del Consorcio Nacional Almadrabero, el castillo pasó a manos privadas y de ahí al municipio hace poco. El Decreto de 22 de abril de 1949 sobre Protección de los Castillos Españoles recoge la primera protección clara sobre los castillos. Gracias a este Decreto fue recogido en la disposición adicional 2º de la ley 16/1985 de 25 de Junio del Patrimonio Histórico Español como Bien de Interés Cultural. Su delimitación y clasificación como «Monumento» llegó de la mano de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, comprendiendo la integridad de sus cuatro muros, sus cuatro puertas y las torres de Levante y Poniente. Igualmente, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía lo inscribió en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Lugar de Interés Etnológico en el 2004 y el Ayuntamiento de Barbate, en su normativa de Protección y Prevención del Patrimonio Histórico de Carácter Arqueológico, le otorgó el nivel de protección integral.

Escudo obispado en Ermita

Ermita de San Ambrosio

La ermita de San Ambrosio es uno de los escasos ejemplos de arquitectura visigoda del sur peninsular. Debido a sus características y singularidad fue declarada

Leer más »
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

™2020 Barbate, Ciudad del Atún. Ayuntamiento de Barbate