cultura, gastronomía y destino

Barbate

Carpintería de ribera

Oficio con sabor a mar, se origina con la navegación y se ocupa de la construcción artesanal de embarcaciones en madera.

De larga tradición, esta técnica se remonta a la época de los tartessos cuando ya existía una notable industria de construcción naval, fabricándose galeras a remo y vela, mientras que en el periodo romano la tradición de los carpinteros de ribera en Andalucía fue muy conocida, construyéndose barcos de un solo tronco. Los árabes, aunque no eran marinos, aportaron ideas y experiencias con incidencia en siglos posteriores.

En nuestra localidad se consolida y especializa como oficio en torno a la pesca, a finales del s.XIX.

Se dedican fundamentalmente a las reparaciones y en menor medida a la construcción. Realizan su trabajo a pie de obra, y ellos mismos elaboran el material para la fabricación de los barcos que se confeccionarán a mano, e incluso muchas de sus herramientas.

En primer lugar hacen una maqueta, que pasarán al cuadro y después sacan la plantilla. Su técnica se basa en ensamblar, y las juntas de los barcos se unen con tornillos si son barcos de envergadura, o bien con puntillas si son barcos más pequeños, aunque también utilizan otros materiales como la cola marina. 

El pino piñonero es el árbol usado para la construcción de estas embarcaciones, ya que por tener mucha resina resiste a la sal marina. Se puede tardar en construir una barca de 10 a 12 días.

Los talleres son sencillas instalaciones al aire libre situadas en un lugar con calado suficiente para que puedan llegar las embarcaciones. Están formados por un cobertizo o almacén, donde se guardan las herramientas y una estructura más o menos elevada construida en madera, hierro y mampostería. La grada del varadero debe tener una amplitud suficiente que permita al barco estar en seco todo el tiempo que dure su construcción o reparación sin que le coja la marea. 

En la actualidad, es un arte en peligro de extinción, al menos como se entendía en el pasado. Son escasos aquellos que siguen ejerciendo dicho oficio, siendo considerados hoy en día más artesanos que carpinteros.

El motivo por el que este oficio está destinado a desaparecer, se debe sobre todo a tres motivos: la escasez de la mano de obra, el uso de otros materiales más resistentes como el poliéster para la construcción de los barcos, y su poca rentabilidad en estos tiempos de mecanización y modernización, teniendo en cuenta que estamos hablando de un trabajo puramente artesanal, un trabajo arduo y lento, donde las embarcaciones de madera se construyen de forma manual, siguiendo las técnicas y procesos de la carpintería del antiguo oficio, la carpintería de toda la vida, cambiando solo algunas herramientas como por ejemplo la barreña que ha dado paso al taladro o el serrucho a la sierra de calar eléctrica.

Nos encontramos por lo tanto con un oficio de artesanos que dedican miles de horas a este arte ancestral, guiándose por la experiencia práctica y la tradición, resultando en un trabajo impresionante.

Escudo obispado en Ermita

Ermita de San Ambrosio

La ermita de San Ambrosio es uno de los escasos ejemplos de arquitectura visigoda del sur peninsular. Debido a sus características y singularidad fue declarada

Leer más »
Faro Trafalgar y pareja practicando yoga

Faro Trafalgar

La famosa batalla de Trafalgar tuvo lugar a principios del siglo XIX (1805) y fue una de las más sangrientas de la historia, toma este

Leer más »
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

™2020 Barbate, Ciudad del Atún. Ayuntamiento de Barbate