cultura, gastronomía y destino

Barbate

Almadraba en tierra

Pertrechando la temporada del atún rojo. La almadraba en tierra.

Como desde hace 3000 años, las almadrabas gaditanas reanudan la pesca de atunes rojos salvajes en un ritual ancestral, tratándose de una técnica de pesca artesanal que destaca por su autenticidad, y por ser una de las más sostenibles hoy en día.

Cada año marcamos en nuestra agenda los meses de mayo y junio, en los que los paladares de todo el mundo pueden probar y saborear estos preciados túnidos, y cuando tienen lugar las conocidas y esperadas rutas y jornadas gastronómicas, eventos cuyo protagonista principal es el atún rojo salvaje de almadraba de nuestras costas. Pero para que podamos degustar este valioso manjar, las almadrabas deben iniciar sus trabajos un tiempo antes.

Las tres etapas bien diferenciadas de las que se compone la campaña almadrabera son el calamento, la pesca y la leva.

La primera faena de los almadraberos arranca siempre en tierra, es la conocida como fase de calamento y precede al inicio de la pesca del atún.

Las almadrabas se empiezan a calar o colocar dos meses antes de comenzar la temporada de pesca, puesto que es un arte muy complejo y requiere de muchas horas de trabajo para su instalación.

Fotos: Juan Daza

Requieren de un conjunto de saberes técnicos especializados que sólo se aprenden en el mar, y de generación en generación, y su adecuada gestión precisa la selección de sus artífices intelectuales, es decir, sus capitanes.

Esta primera fase en la que se preparan todos los enseres que después se trasladan al mar (cabos, anclas, cables, boyas y redes ) para capturar los atunes que viajan desde el Atlántico hasta el Mediterráneo, comienza a principios de febrero.

De esta manera, frente a nuestra costa, queda desplegado todo un laberinto formado por el arte fijo de redes verticales que se sostienen en superficie con flotadores y cuya fijación se hace mediante miles de metros de cables de acero engrilletados a unas anclas que pueden tener un peso de 450 kilos cada una , en el que quedan atrapados los atunes en su viaje de búsqueda de aguas más cálidas para desovar.

Entre finales de abril y principios de junio aproximadamente, tiene lugar la fase de la pesca con las tradicionales » levantás «.

En este tiempo los puestos de nuestro Mercado de Abastos , y los restaurantes de la zona podrán ofrecer el atún rojo salvaje de almadraba fresco, mientras que otras piezas de estos atunes serán preparadas para la ultracongelación en las empresas conserveras, que permitirá consumir este alimento a lo largo del año conservando todas sus características y propiedades.

Cuando la fase de captura concluye, la temporada llega a su fin con la leva, etapa final que implica la recogida de todos los enseres hasta el próximo año.

Escudo obispado en Ermita

Ermita de San Ambrosio

La ermita de San Ambrosio es uno de los escasos ejemplos de arquitectura visigoda del sur peninsular. Debido a sus características y singularidad fue declarada

Leer más »
Faro Trafalgar y pareja practicando yoga

Faro Trafalgar

La famosa batalla de Trafalgar tuvo lugar a principios del siglo XIX (1805) y fue una de las más sangrientas de la historia, toma este

Leer más »
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

™2020 Barbate, Ciudad del Atún. Ayuntamiento de Barbate